¿Qué tipo de niño vive en el interior de nuestros ancianos?

secondaryImage_2683

Es casi imposible efectuar un estudio como éste: seguir la pista a personas desde la infancia hasta la vejez para observar sus hábitos y maneras de ser con el fin de averiguar cuáles son mejores para conservar la salud a largo plazo. Casi imposible, pero se logró. El Proyecto Longevidad, libro escrito por los psicólogos Howard Friedman y Leslie Martin, incluye consejos para alargar la vida derivados de un estudio que se inició en 1921 y siguió a 1.500 niños y niñas por un lapso de hasta 80 años.

“La mejor manera de saber por qué algunas personas gozan de cabal salud en la edad avanzada mientras que otras mueren prematuramente es seguirles la pista durante toda la vida”, señala Friedman. Los resultados del estudio echaron por tierra muchas creencias arraigadas. El experto comparte aquí los hallazgos más sorprendentes del estudio… y los consejos más útiles:

● La jovialidad no dura.

“El elemento clave para predecir una vida larga fue uno que jamás imaginamos: la dedicación. No fueron siempre los niños más alegres los que vivieron muchos años, sino los que cumplían con sus tareas escolares, y cuyos padres decían de ellos: ‘Tiene una buena cabeza sobre los hombros’. Adquirieron pautas de conducta saludables y luego las mantuvieron. Las personas que de niñas no eran dedicadas pero que se volvieron más responsables en la edad adulta también vivieron muchos años”.

● La felicidad es un efecto, no una causa.

“Siempre se ha dicho que las personas felices son más sanas. La gente piensa que la felicidad da buena salud, pero no encontramos eso. Lo que da salud y dicha es tener un empleo que uno disfrute, una buena cultura, una relación de pareja positiva y estable, y el trato cordial con otras personas”.

● El estrés no es tan malo.

“Todo el tiempo nos advierten sobre los peligros del estrés, pero las personas que se dedicaban con más empeño a lograr metas se conservaron más saludables y vivieron más años. No es bueno sentirse abrumado por el estrés, pero las personas más longevas no fueron aquellas que intentaron relajarse o jubilarse pronto, sino las que aceptaron retos y perseveraron hasta superarlos”.

● Vincularse con la gente adecuada.

“Para volverse más saludable, lo mejor que uno puede hacer es pensar en la clase de personas con las que pasa el tiempo. Si lo hace con personas que ayudan a otras, se vuelve más responsable consigo mismo: tiene una razón para levantarse cada día, así que no se desvele ni beba mucho. Uno de los secretos de la longevidad es integrarse a grupos sociales y elegir aficiones o empleos que lo lleven de forma natural a pautas de conducta y actividades más sanas. Es una manera gradual pero eficaz de cambiarse a sí mismo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s