ABRAZOS CON CORAZÓN

Imagen

Que necesitamos recibir abrazos y caricias para sobrevivir es más que evidente durante los primeros años de vida. Estudios en bebés sugieren que en ausencia de contacto físico millones de neuronas mueren en sus cerebros. Sin gestos de afecto en la infancia tampoco se produce suficiente hormona del crecimiento, tal y como han demostrado científicos de la Universidad de Duke (EE UU), dando lugar a lo que se conoce como“enanismo psicosocial”. Además, investigaciones recientes revelan que el cerebro de un bebé que no recibe caricias es aproximadamente un 20% más pequeño.

La importancia del contacto físico no disminuye cuando crecemos, sino todo lo contrario. Estudios realizados en la Universidad de Carolina del Norte revelan que cuando otras personas nos tocan o nos abrazan a cualquier edad aumentan los niveles sanguíneos de oxitocina, apodada la “hormona del amor”, y disminuyen la presión arterial y el ritmo cardíaco. “Pasear de la mano de nuestra pareja durante diez minutos o, simplemente, un breve abrazo pueden tener un efecto protector sobre el corazón al comenzar una dura jornada laboral”, explicaba Karen Grewen, coautora del estudio.

Además dicen que diariamente necesitaríamos recibir al menos once abrazos para tener satisfechas nuestras necesidades afectivas. A partir de mañana procuraremos llenar nuestro deposito de abrazos cada día…

¿Podéis imaginar la cantidad de oxitocina liberada en el organismo de nuestra bella Carmen?

678 32 62 34  // 677 39 51 22

gerocultorasinfronteras@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s