LOS MAYORES Y EL FRIO

Imagen

El invierno es una época en la que todos nos resguardamos un poco más de lo normal. El frío, la lluvia, la nieve, la reducción de horas de luz… Tendemos a pasar más tiempo en casa que en otras épocas y es posible que nuestro estado de ánimo merme. Pasamos de hacer muchas actividades fuera de casa a no salir de ella. El invierno puede ser una época especialmente crítica para las personas mayores. Por un lado por la vulnerabilidad que tienen ante ciertas enfermedades. Para ellos una gripe o resfriado supone mucho mayor problema del que nos supone a nosotros. Y como consecuencia de ello el aislamiento que podrían sufrir para evitarlo. Se pensarán dos veces el salir de casa a realizar cualquier tarea o actividad si ese día es especialmente frío o si se encuentran un poco bajos de defensas.

Siendo así, y sabiendo que el pasar mayor número de horas dentro de casa es algo casi obligado podemos programar actividades y visitas para que, a pesar de ser una época gris, se encuentren entretenidos, acompañados y más animados.

La televisión es un gran entretenimiento para la población mayor. Se pasan horas viéndola y es posible que ya tengan localizada su programación preferida. No obstante, se les puede recomendar otras actividades para que sus días invernales no se reduzcan a esta actividad. Además de su propia programación pueden llevarles películas de época, programas antiguos que les gustaban o vídeos de cantantes. De esta manera además de tenerles entretenidos estaremos estimulando su memoria remota.

Manualidades que desarrollen su creatividad. Pintura con diferentes materiales, costura, arcilla…

La compañía es de los mejores entretenimientos que podemos tener las personas. Mantener una conversación agradable además de subir el estado de ánimo estimula las capacidades cognitivas. Se puede animar a que haga llamadas telefónicas a familiares, amigos o vecinos con los que tenga una buena relación, acompañarles a hacer visitas a las casas o residencias en las que viven éstas mismas personas o simplemente quedaros un ratito con ellos para conversar sobre cualquier tema.

El día tiene muchas horas, pero con organización se puede conseguir que nuestros mayores no caigan en el aislamiento y pasividad en estos meses de menos actividad.

Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario.
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.
Imagen

LA CASITA ENCANTADA

Mará Ponce de 78 años construyó una casa con botellas de plástico el cual se convirtió en un hogar encantado, ingeniosamente construido. Es un nuevo foco de admiración en una de las zonas más pobres del Salvador.

Doña María, a diario y desde muy temprano, abre las pequeñas puertas de tablas de madera pintadas de color azul de su pequeña casa que construyó sobre la transitada carretera El Litoral en el cantón El Borbollón, en el departamento de San Miguel, desde donde es visible a todos los automovilistas.

“Bienvenidos a mi casita que es la casita encantada”, dice con una sonrisa que la lleva siempre a flor de labios, como señal inequívoca de su orgullo por la humilde pero bien adornada y nada común casa de no más de diez metros cuadrados.

Las paredes de la curiosa “casita encantada”, como reza un letrero que la mujer colgó a la entrada del hogar que construyó hace cuatro años, están hechas totalmente de pequeñas botellas plásticas.

El techo construido con las mismas botellas está revestido de lámina de zinc “para evitar que se cuele el agua lluvia”.

Las botellas para que se mantengan en su lugar fueron ensartadas en delgadas varas de bambú enterradas en el piso.

El piso de la casa, en cuyo interior la anciana únicamente guarda una mesa con dos floreros y una hamaca para dormir, está tapizado con incontables tapas plásticas o de lata de las botellas y cada una de ellas ha sido pacientemente pintada a mano por la mujer que gusta de cocinar quesadillas (un pan dulce hecho con queso) en pequeños hornos de cemento y tierra.

casitaen1

 

Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida.
Pablo Picasso

PERROS QUE AYUDAN A NUESTROS MAYORES

Los perros son los mejores amigos del hombre, también es así con las personas que sufren Alzheimer u otras demencias.
Con estos dos Golden Retriever Dependentia trabaja en residencias de ancianos. Los perros ayudan a realizar terapias de estimulación cognitiva para mejorar la atención, la memoria, el lenguaje, la psicomotricidad, y sobretodo, la motivación y aspectos emocionales, que son muy importantes para las personas en situación de dependencia.