LA CASITA ENCANTADA

Mará Ponce de 78 años construyó una casa con botellas de plástico el cual se convirtió en un hogar encantado, ingeniosamente construido. Es un nuevo foco de admiración en una de las zonas más pobres del Salvador.

Doña María, a diario y desde muy temprano, abre las pequeñas puertas de tablas de madera pintadas de color azul de su pequeña casa que construyó sobre la transitada carretera El Litoral en el cantón El Borbollón, en el departamento de San Miguel, desde donde es visible a todos los automovilistas.

“Bienvenidos a mi casita que es la casita encantada”, dice con una sonrisa que la lleva siempre a flor de labios, como señal inequívoca de su orgullo por la humilde pero bien adornada y nada común casa de no más de diez metros cuadrados.

Las paredes de la curiosa “casita encantada”, como reza un letrero que la mujer colgó a la entrada del hogar que construyó hace cuatro años, están hechas totalmente de pequeñas botellas plásticas.

El techo construido con las mismas botellas está revestido de lámina de zinc “para evitar que se cuele el agua lluvia”.

Las botellas para que se mantengan en su lugar fueron ensartadas en delgadas varas de bambú enterradas en el piso.

El piso de la casa, en cuyo interior la anciana únicamente guarda una mesa con dos floreros y una hamaca para dormir, está tapizado con incontables tapas plásticas o de lata de las botellas y cada una de ellas ha sido pacientemente pintada a mano por la mujer que gusta de cocinar quesadillas (un pan dulce hecho con queso) en pequeños hornos de cemento y tierra.

casitaen1

 

Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida.
Pablo Picasso

BAILANDO LA VIDA

Esta jovencita a sus 88 años aún sigue disfrutando de su vida.

¡Cuantos jóvenes quisieran tener tanta conexión con su cuerpo!

¡Felicidades bailarina!

 

El elixir de la eterna juventud está escondido en el único lugar en donde a nadie se le ocurre buscar, en nuestro interior.
F. Javier González Martín

 

BENIDORM BASTARDS

Imagen

No, no estamos hablando de políticos, ni de empresarios de moral distraída de esta localidad valenciana. Estamos hablando de una serie de televisión belga que bajo este título ofrece sketches en los que los protagonistas, un grupo de siete, aparentemente inofensivos vejetes, hacen gamberradas a la gente joven.

Se trata de un programa que lleva en antena en ese país desde 2010 y cuyos derechos parece ser que han sido adquiridos por la Sexta para realizar la versión española de esta serie.

En la edición original, se ven algunas bromas bastante irreverentes llevadas a cabo por esta cuadrilla de jubilados. Lo más sorprendente es la reacción de los jóvenes victimas de estas bromas, que asisten atónitos a las inesperadas gamberradas.

Habrá que ver cómo reaccionan aquí los jóvenes, mucho nos tememos algo menos de civismo por lo que aconsejamos a la productora que mantenga gente cerca para evitar alguna agresión.

Por cierto, será también interesante ver la reacción de algunos colectivos si la serie ve finalmente la luz…

Imagen

Los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo.

Sófocles